12 de junio de 2012

12 de Junio. Día Mundial contra el trabajo infantil

12 de Junio. Día Mundial contra el trabajo infantil.

 

"A esta hora exactamente, 
hay un niño en la calle...
 
¡Hay un niño en la calle!
 

Es honra de los hombres proteger lo que crece,
 
cuidar que no haya infancia dispersa por las calles,
 
evitar que naufrague su corazón de barco,
 
su increíble aventura de pan y chocolate
 
poniéndole una estrella en el sitio del hambre.
 

De otro modo es inútil, de otro modo es absurdo
 
ensayar en la tierra la alegría y el canto,
 
porque de nada vale si hay un niño en la calle.
 "

 

Dice la Organización Internacional del Trabajo:

"En todo el mundo, y en franca violación de los derechos de la infancia, cientos de miles de niñas y niños realizan trabajos que los privan de la educación, la salud, el tiempo de ocio y las libertades elementales. De estos niños, más de la mitad están expuestos a las peores formas de trabajo infantil, como el trabajo realizado en entornos peligrosos, la esclavitud u otras formas de trabajo forzoso, actividades ilícitas como el tráfico de estupefacientes y la prostitución, así como la participación en conflictos armados.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) instituyó el primer Día mundial contra el trabajo infantil en 2002 como forma de poner de relieve la gravísima situación de esos niños. Este día se celebra el 12 de junio y tiene por objeto ejercer de catalizador del creciente movimiento mundial contra el trabajo infantil, reflejado en el gran número de ratificaciones del Convenio número 182 sobre las peores formas de trabajo infantil y el Convenio número 138 sobre la edad mínima de admisión al empleo.

El Día mundial contra el trabajo infantil ofrece la oportunidad de captar más apoyo para la campaña en contra del trabajo infantil por parte de los gobiernos y de los interlocutores sociales de la OIT, la sociedad civil y las demás partes interesadas, incluidas las escuelas, los grupos de jóvenes y de mujeres, y los medios de comunicación."

 Queridos Hermanos, hasta aquí, el relato sobre la fundamentación de la efeméride. Pero en esta oportunidad, voy a permitirme escribir a modo personal. Espero acepten mi pequeña reflexión.

Vivo a cinco cuadras de la plaza Constitución, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Todos los días trabajo con y para niños y niñas. En la semana como docente en una escuela y los fines de semana,  como educadora en nuestro querido Movimiento.

Todos los días, veo a algún niño pidiendo comida en la calle, intentando limpiar los vidrios de mi auto, haciendo malabares con naranjas, o simplemente pidiendo una monedita en la puerta de mi casa. Casa a la que, luego de verlos, entro y tengo un mate caliente esperándome, un televisor o un buen libro para "desenchufarme" de los pesares cotidianos, sillones cómodos donde disfrutar de una buena charla con mi marido, con una estufa presta a ser encendida cada vez que lo necesite, en fin, comodidades simples y cotidianas de una casa cualquiera.

¿Y el niño que me pidió "una monedita"? Sigue en la puerta de mi casa, o en la otra cuadra, o en la avenida cercana haciendo los mismos malabares. Sigue allí.

Cada vez que veo algún niño o a alguna niña trabajando el corazón se me estruja, pero al mismo tiempo me pregunto ¿Qué hago cotidianamente para que esto no ocurra? ¿Es suficiente lo que hago? ¿Alcanza? No lo sé. A veces creo que debería hacer más, otras creo que al trabajar con los jóvenes les enseño a comprometerse  con la sociedad que nos rodea y de la que SOMOS PARTE. De la que SOY PARTE.

Me desconecto de mis pesares cotidianos… ¿y ellos? ¿Pueden desconectarse de los propios? ¿O viven en su pesar cotidiano permanentemente?

Afortunadamente tengo amigos que trabajan en sus grupos scouts por y para ellos. Visitan sus casas, casillas o calles que usan como hogares. Los ayudan en sus enormes dificultades. Los escuchan, hacen campañas para conseguirles ropa o la vestimenta scout, venden empanadas, hacen huevos de Pascua todos los años, cosen mochilas en sus casas hasta horas de la noche, juntan diarios, tapitas y  revistas para luego venderlas y costearles el campamento a "su manada" o a "su Unidad".

Doy gracias a Dios por aquellos educadores que no cesan en su trabajo cotidiano para honrar su Siempre Listo! trabajando con niños en situación de calle. A esos EDUCADORES y EDUCADORAS, los admiro. Sepan que tienen el mayor de nuestro respeto. Uds. hermanos y hermanas, son Scouts con mayúsculas. Gracias por enseñarnos con su ejemplo.

"No debe andar el mundo con el amor descalzo 
enarbolando un diario como un ala en la mano 
trepándose a los trenes, canjeándonos la risa, 
golpeándonos el pecho con un ala cansada. 

No debe andar la vida, recién nacida, a precio, 
la niñez arriesgada a una estrecha ganancia 
porque entonces las manos son inútiles fardos 
y el corazón, apenas, una mala palabra. 

Pobre del que ha olvidado que hay un niño en la calle, 
que hay millones de niños que viven en la calle 
y multitud de niños que crecen en la calle. 
Yo los veo apretando su corazón pequeño, 
mirándonos a todas con fábula en los ojos. 
Un relámpago trunco les cruza la mirada, 
porque nadie protege esa vida que crece 
y el amor se ha perdido, como un niño en la calle.

Oye: a esta hora exactamente hay un niño en la calle
¡Hay un niño en la calle!"

 

 Canción para un niño de la calle.

Armando Tejada Gómez

¡Siempre Lista!

Patricia Auzmendi.

Directora de Métodos Educativos.

Comité Ejecutivo y Consejo Directivo

----------------------------------------

Siempre Listo

Comunicaciones Institucionales

Scouts de Argentina Asociación Civil
2012: "100 años, Construyendo Futuro"

Scouts: "Construyendo un mundo mejor"
Oficina Scout Nacional: Libertad 1282, (C1012AAZ) Ciudad de Buenos Aires, República Argentina.
Tel.: +54 (11) 4815-0649
Fax: +54 (11) 4815-0888
www.scouts.org.ar

__._,_.___

         Emiliano Pérez

             Comunicaciones

  Zona 8 - Gran Buenos Aires Oeste

Scouts de Argentina Asociación Civil

           www.zona8sa.com.ar